Carrito

Blog

Consejos para saborear el jamón ibérico de bellota

By mayo 21st, 2019 No Comments

Como sacarle todo el sabor.

separar loncha de Jamón Ibérico

¿Cómo conservar los sobres de Jamón ibérico de bellota?

Los loncheados de los Jamones Ibéricos de Bellota son cortados por los maestros jamoneros en nuestros secaderos del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche.  Se envasa al vacío para mantener todas su aroma y sabor hasta el momento de su consumo. Los sobres de Jamón deBellota puede permanecer mucho tiempo fuera del frigorífico, pero es aconsejable que se conserve a una temperatura entre 3-8 º C ( 37-46º F) y protegido de la luz, para su óptima conservación hasta que llegue el momento de disfrutarlo.

¿Cuándo sé que el Jamón Ibérico de Bellota está en su punto para saborearlo?

Ya ves el jamón Ibérico de Bellota brillante, su aroma va invadiendo la estancia y llega hasta tu nariz y comienza a salivar. ¿Pero cuando está en su punto para poder saborearlo?

Tienes dos métodos para saberlo: Cuando comienza a brillar y ves que la grasa del jamón se está empezando a fundir. En ese momento, está casi a punto. Dale un minuto más. Y, definitivamente, cuando puedes separar las lonchas con facilidad, es porqué el Jamón Ibérico de Bellota está en su punto y ha cogido su temperatura. Ya puedes emplatarlo para ti o tus invitados. Preséntalo con las lonchas un poco separadas, que no se junten, para poderlas coger de una en una.

¿Con qué acompaño mi Jamón Ibérico de Bellota?

Los puristas dicen que mejor solo. Pero no pierde acompañado de un buen pan o unos picos y tampoco le podemos poner falta a los catalanes cuando lo toman en “Pan-Tomaca”, pan ligeramente tostado y tomate.

Loncheado de Jamón de Bellota

¿Con qué marido mi Jamón Ibérico de Bellota?

Este es un tema delicado. En contra de lo que mucha gente piensa, los grandes tintos reserva no son los más indicados. Estos vinos muy estructurados y con gran complejidad aromática, provocan que los sabores se tapen mutuamente. En cambio, la propuesta por excelencia es un fino o una manzanilla. La intensidad aromatizada y las notas a frutos secos del jamón encuentran armonía junto a las notas almendradas de los finos o las salinas de la manzanilla. El aroma intenso del jamón nos lleva a buscar vinos de potencia aromatizada. Por ejemplo los crianza de Ribera del Duero. Estos se distinguen por sus aromas a frutas rojas y a condimentos dulces y notas de madera, por lo que son idóneos para fortalecer los matices del jamón. La armonía y el contraste garantizan el éxito de este maridaje.

Una de las cosas que diferencian al jamón ibérico de otros productos delicatessen como el foie o el caviar, es que podemos consumirlo a cualquier hora, y dependiendo de ello se debiera maridar de diferente manera. Los aceites esenciales de la bellota resultan fortalecidos por los vinos de tonos salinos y concentrados. Vinos con estructura que potencian en boca a los dos productos sin que ninguno de ellos domine al otro. También es importante considerar la época del año. De la misma forma que en invierno sería bueno optar por vinos desprendidos, en la primavera y el verano podemos echar mano de espumosos y blancos. De hecho, son muchos los partidarios de maridar el jamón ibérico con los vinos más suaves, siempre a fin de no enmascarar el sabor del primero. Eso si, que el vino tenga algo de acidez para ayudar a quitar la grasa del jamón en la boca.